Friday, November 03, 2006
Lo protagonizó Lorena cuando el reloj marcó 2:37 PM
De tanto que me ha repetido mi madre durante toda mi vida que no sirvo para nada me lo he tomado por cierto y no sé en qué momento, solo pasó que de repente estaba yo, incapacitada de resolver ningúna situación cotidiana sin ninguna razón aparente.
Las relaciones de pareja en mi vida han sido desastrosas y casi irreales, unilaterales, inexistentes, sencillamente por eso de que como no sirvo para nada, no tengo nada que ofrecer, soy una carga que nadie tiene por qué llevar a cuestas gratis. Ese ha sido el discurso que me han repetido desde niña y ese es el discurso que me he encargado de no olvidar a lo largo de los años.
Por supuesto que he estado incapacitada por estas razones a conseguir marido, requisito básico en mi familia y sé como todos discuten en mis espaldas la lástima que sienten cuando ven que se me pasó el tren, que sería una suerte suprema, casi un milagro que consiga alguien que decida, cegado por algún factor externo hacerse cargo de mi y encima de mi hijo.
Hoy en una sobremesa salió el tema a flote, por ahí alguien terminó diciendo que seguro encontraría a alguien porque siempre hay gente pendeja, por ahí escuché que mi mamá dijo que todavía existían esas posibilidades pues aún existen los fetichistas, yo me limité al intento, siempre inútil, de pensar en otra cosa.
Un día escuché a mi prima hablar con mi mamá sobre eso, convencidas de que nadie las oía, Cinthya (mi prima) le dijo OYE YA ESTA SE TE QUEDO! a lo que mi mamá respondió con absoluta resignación...no me preocupa mucho, le voy a dar un poco más de chance y si no sale nadie me voy a Cuba y le compro a algún cojudo...ACEPTARA? preguntó mi prima con más curiosidad que verdadero interés, SIIIII, SI ESTAN BUSCANDO A QUIEN SEA QUE LOS SAQUE DE ALLA CON DESESPERACION, LE DAS LA RESIDENCIA QUE MAS QUIEREN? CUALQUIERA ACEPTA, LE TRAIGO UNO HASTA BUENO! cuando estuve allá si vieras las oportunidades que tuve! Hasta para mi hay!, a esta aclaración mi prima respondió con su normal sentido de prejuicio...PERO LLEGAS AQUI Y LE QUITAS EL PASAPORTE PARA QUE NO SE LE LARGUE!!!, ahhh obvio dijo mi mamá...yo escuchando sentada en una esquina de la casa de mi tía me sentí completamente humillada al punto que querer entrar en la escena y arrancarle a cada una los pelos. Decidí quedarme donde estaba, a fin de cuentas, ya conozco de sobra la tendencia de mi mamá de cosificar a la gente como conozco también el concepto que tiene de mi.
Mi familia me tiene lástima porque no tengo marido a mis 23 años, debaten acerca del motivo, muchos dicen que es la actitud, que debo de ser más alegre, otros opinan que soy demasiado jodida, que todo me molesta, añaden siempre al panorama el hecho desastroso de que tengo un hijo, aparte de que no se cocinar ni hacer los labores domésticos, que no soy muy mujer que se diga...y sacan a relucir otros casos de muchachas FEAS que se casaron con turcos millonarios, que dicha!
He escuchado tantas veces el mismo discurso que ahora se me antoja una suerte de lástima extrema hacia mi misma, desesperación, humillación y luego me invade un sentimiento de resignación que ellos combaten con especial ahinco. Mi abuela dice que ella reza todas las noches para que alguien se fije en mi y esté dispuesto a aceptarme con todas mis puercas mañas y con mi hijo, ahh además que sea millonario y que de paso, si se puede, que sea cirujano plástico para ver si les arregla a todas los pergaminos que tienen por caras, con un descuento especial, del familiar. Yo apuesto a que les voy a dar el gusto de quedarme sola, al fin y al cabo mis mañas son reales y también es real mi hijo. También tengo que confesar que no quiero un fetichista. Ni un cubano financiado a 12 meses.
Cómprale un cubano
 



5 coments


At 9:01 AM, Anonymous NB

Lorena, imagino que su señora madre se casó muy pero muy joven para que llegue a pensar que Ud. a sus 23 años no lo hará nunca. Visito su blog regularmente y a través de el me doy cuenta de que es una persona muy interesante, así que no veo el porque deba preocuparse de lo que constituye en "sueño de la mujer tercermundista", es decir conseguir un marido que la mantenga. Ya parecerá alguién que la merezca realmente, y si no, ya ha demostrado tener usted los "pantalones" suficientes al decidir tener su bebé para no necesitar de estar casada para realizarse. Siga adelante con su carrera, disfrute de la vida en lo posible que todo sale bien al fin. Se lo dice alguien que se casó a los 27 cuando definitivamente lo de no saber cocinar, el mal genio y carecer de otras habilidades de empleada domestica al parecer estaban empezando a demostrar que era imposible encontrar la pareja adecuada. Lo gracioso de estos es que mi familia estaba pensando en organizar, no una subasta sino un remate en la búsqueda de un esposo para mi :)

 

At 9:21 PM, Blogger fedefer

A los 23 años la vida recién empieza. Tiempo para casarse hay y mucho. Como también habrá luego tiempo para arrepentirse de ese casamiento, cosa que suele ocurrir a menudo.
No sé si te será sencillo encontrar un novio. A algunas personas les cuesta, y lo sé por experiencia. Pero mientras se espera, o se busca, lo mismo da, no hay razón para mortificarse. Estar en pareja es solo una de las tantas formas que existen de completarse a uno mismo. Yo me siento completo cuando estoy rodeado de montañas, aún cuando en algún punto sé que estaría bueno compartirlas con alguien más.
Estoy seguro de que la vida no te pasará de largo sin al menos un gran amor atravesándola de lado a otro.

 

At 1:46 AM, Blogger Lorena

Seguro que si Fede, de todas formas increible que te hayas decidido al final a comentar.

 

At 1:47 AM, Blogger Lorena

Nb, hablandome de esa forma me hace sentir aun mas vieja...

 

At 7:14 AM, Anonymous NB

Rayos! perdón esa no era mi intención. Aunque sentirse vieja a los 23 me parece un poquito exagerado, que diré yo a mis 31, debo ser una ancianita decrépita :)jajaja
Estoy de acuerdo con Fedefer en cuanto a que hay mucho tiempo aún para precuparse de aquello. Y más aún cuando sabemos que suele haber más de un gran amor en la vida de cada uno