Tuesday, July 17, 2007
Lo protagonizó Lorena cuando el reloj marcó 11:20 AM

Cuando la puerta se cerro fue que perdí la conciencia, luego el sonido quedó como eco y eso es todo lo que recuerdo de cuando perdí la materia, solo eso y el sonido del timbre que me separó del nirvana...EMPRESA ELECTRICAAAAA gritaba..tuve que volver al aquí y ahora mientras recordaba el suplicio de la última vez que me arrancaban de los brazos de mi cama...pude ver una cara que me decía YA SON LAS SEIS Y MEDIA seguida por el insoportable sonido de mi despertador que intuyo media hora antes...sabía que había llegado el momento temido...
A partir de ahí solo recuerdo el desgarre y la sensación de tener ganas de llorar, de morirte por volver, de esperar ansiosa el regreso y de mirar continuamente el reloj...recuerdo a una mujer preguntándome cosas sobre psicoanálisis, haciéndome escribir, leer...hablar, caminar, recuerdo la facultad a lo lejos como una montaña que debo traspasar...recuerdo lo que se requiere y lo disminuyo a lo mínimo, luego tomo aire y entro, como quien entra al fuego de los infiernos...así se siente ir a clases, quema, ahoga, come y persigue...desespera.
La clase de las siete de la mañana la recuerdo por lo general como un terrible sueño, simbólica...extraña, psicoanalizable...está esa mujer que todavía no consigue que recuerde su nombre, no pasa de mi inconciente...supongo que desde el significante MADRE...o algo así escuché mientras hablaba hoy...hablaba también de que la madre es aquello que te incorpora, que te devora solo para estar completarse, o así me pareció escuchar pero me impresionó así, tal como lo recuerdo, lo repetí en mi cabeza y pensé en ese lugar, esas paredes, esas escaleras en las que no permanecería ni dos minutos más de lo necesario, esa facultad que me traga, que me debora y de la que salgo corriendo.
Pues si,ahí estaba yo en las entrañas de la madre sumergida en sus víceras y ahí yo no era nadie, era solo un objeto, un objeto del deseo de la matriz devoradora que me deja en retazos, así tal como el espejo...
Al menos me queda la clase de las siete de la mañana de la que no soy enteramente conciente y la vivo como se vive un sueño extraño y angustiante, ahí en mi miedo que da cuenta de la presencia de esa extraña mujer que amenaza con despojarme de la totalidad que alcanzamos la facultad y yo, y si me quedo? y si me botan? sería devastador...tendría que empezar a tener deseos por mi cuenta...tendría que instaurar mi yo como sujeto, aterrador tendría que ser!!!!
 



1 coments


At 7:57 PM, Blogger Alice in Oz

Buenas, buenas a los años por acá, es bueno volver despues de unalarga ausencia. Te cuento quie ando por Bolivia, trasnochando, pero feliz. Ahora no quiero pensar en las clases pero estoy de acuerdo... las clases de las 7am, no las detesto, no las amo, son solo, extrañas mezcladas con el sueño, la brisa de la mañana, las idioteces de las personas que recien despiertan, son misticas, extrañas, son detestables, pero de las que mejor se aprende. Se te espera por Oz.